Qué visitar en Sevilla | Puntos turísticos y de interés

0 Flares Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

Al igual que en todas las grandes ciudades y capitales de Europa, el turismo en Sevilla permite explorar numerosos lugares históricos de interés, pero la capital de Andalucía además, ofrece a los viajeros, un sinfín de posibilidades para dar rienda suelta al espíritu aventurero. Esta hermosa ciudad andaluza conserva una mezcla deslumbrante de estilo mudéjar, gótico, renacentista y moderno, donde la pasión de los nativos convierte la experiencia de sus visitantes, en un momento memorable. Conoce a través de este artículo qué lugares visitar en Sevilla, la tercera ciudad más visitada de España y una de las más bonita del continente europeo.

Situada en el centro de una rica región agrícola fértil, con más de 700.000 habitantes, Sevilla es parte de lo que se denomina hoy como el “Triángulo histórico de Andalucía”, junto con Granada y Córdoba, pero ésta siempre ha sido considerada la más coqueta de las tres y una de las ciudades más grandes de España.

Qué visitar en Sevilla | Turismo

Durante la visita, es difícil quedarse quieto en esta atractiva ciudad. Se puede percibir una irresistible vitalidad sevillana con un brillo cálido y soleado y al fondo un soniquete de zapatos de un bailarín de flamenco o durante la noche en una moderna discoteca al aire libre. A continuación te presentamos una visión general de las principales atracciones turísticas de Sevilla.

Encuentra hotel en Sevilla al mejor precio


Booking.com

Plaza de España

Construida para y como parte de la Exposición Iberoamericana de 1929, como el mayor ejemplo de la extravagancia en esta exposición, con sus más 200 metros de diámetro. El edificio en forma de media luna ofrece un entorno teatral abierto al parque María Luisa. Alrededor de la plaza, 48 bancos están dispuestos y dedicados a las provincias españolas adornadas con azulejos de colores suntuosos.

Metropol Parasol

Considerado por muchos como una versión moderna de la Torre Eiffel. Esta hermosa estructura fue inaugurada en marzo de 2011 en la Plaza de la Encarnación y es el edificio de madera más grande del mundo. Su techo ondulado en forma de panal está sostenido por cinco columnas gigantes en forma de hongo, ganándose el apodo local de “Las Setas de la Encarnación”. El Metropol alberga un antiguo mercado, un restaurante y un espacio de conciertos al aire libre. Aunque costoso y polémico, la audaz creación de Jürgen Mayer-Hermann ha logrado desviar la atención de todo quien transita por el lugar con esta extraña clase de armonía.

Plaza de toros de la Maestranza

La plaza de toros Real Maestranza de Caballería de Sevilla es el lugar donde se celebran las corridas de los toros más importantes, una de las actividades en Sevilla más frecuentadas por los amantes de esta tradición española. Los escenarios fueron construidos en estilo barroco, las paredes están pintadas de blanco y oro, con arcos y columnas de mármol. Se puede asistir a una corrida de toros el domingo por la tarde, también es posible visitar el museo con trajes originales de toreros reconocidos y sus fotografías. El sitio también ofrece conciertos de ópera.

La Casa de Pilatos

Este palacio data del último cuarto del siglo XV, pero las alteraciones llevadas a cabo a mediados del siglo XIX le dieron un gusto romántico y un aspecto pintoresco, con lo que se logra una armoniosa mezcla gótica-mudéjar, renacentista y romántica. La Casa de Pilatos es famosa por su magnífico patio y hermosos jardines, mientras que los azulejos de colores se consideran entre los mejores de Sevilla.

El parque de María Luisa

Este frondoso parque creado a finales del siglo XIX, ofrece un respiro a los sevillanos y un sol abrasador durante los calurosos meses de verano. Magníficos edificios, un legado de la Exposición Universal de 1929, se pueden encontrar a lo largo de todo el parque. Está deliciosamente decorado con un montón de azulejos de cerámica, fuentes, piscinas, estatuas y monumentos. Hay incluso una pequeña montaña “el Monte Gurugú”, con una cascada artificial y una pequeña isla. Tiene una conexión directa con una de las mayores atracciones de Sevilla, la Plaza de España.

Barrio Santa Cruz

Se encuentra en la parte más antigua de la ciudad de Sevilla, sus muros fueron construidos por los romanos en el primer siglo antes de Cristo. Era el hogar de la comunidad judía antes de la reconquista cristiana de 1248. La esencia de su carácter se encuentra en sus calles estrechas y en forma de laberintos, un diseño que se remonta, con pocos cambios, a la época romana, sus lugares también recuerdan a los zocos árabes antiguos.

Su historia, su ubicación junto al Alcázar y a la Catedral y su encanto intrínseco, proporcionan una belleza y un ambiente único que convierten al Barrio Santa Cruz, en un ícono de Sevilla para los turistas.

Catedral de Sevilla

Este gran edificio gótico declarado monumento nacional, también figura en la lista de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La Capilla de San Antonio, la Virgen de la capilla y el altar, son algunos de los sitios más visitados. Aquí también se puede contemplar bellas obras de artes y esculturas.

Torre del Oro

Uno de los monumentos emblemáticos de Sevilla, conserva un aspecto banal, originalmente, fue construida por los almohades donde estuvo conectada con el Alcázar. Era aquí donde los barcos procedentes de la India descargaban su preciosa carga, lo cual dio origen a su nombre. Hoy en día alberga el Museo Marítimo y un mirador donde los visitantes pueden disfrutar de las vistas de la ciudad y la vía fluvial.

Alcázar de Sevilla

Es uno de los lugares más atractivos para visitar en Sevilla. El palacio está construido en diferentes estilos, donde el original, era una fortaleza. Cada palacio tiene una historia diferente y cada uno ofrece un atractivo distinto para sus visitantes. La clase en la decoración de sus habitaciones es sencillamente impresionante. Los preciosos jardines decorados con flores y 20.000 plantas distintas fueron cultivados hace más de 1000 años, por lo que poseen un valor natural incalculable.

La Giralda

Se trata de un alminar antiguo convertido en un campanario de la Catedral de Sevilla tras la reconquista, es considerado el monumento más emblemático de la ciudad. Su estructura física mide casi 100 metros de altura, por lo que subir a la cima resulta extenuante y muy agotador, pero una vez allí, la relajación y las magníficas vistas de la ciudad, empañan el esfuerzo invertido.

Compartir

Dejar respuesta